Decreto de Divorcio en Uruguay

Tomar la decisión de poner fin a un matrimonio es el resultado de una serie de consecuencias a raíz de un mal funcionamiento y comunicación con tu pareja, entre otras cosas.

Si tu pareja y vos se plantearon esta posibilidad, deberán tener en cuenta un conjunto de factores que ayudarían a encaminar este trámite, ya que dependiendo de las circunstancias, llevará más o menos tiempo en efectuarse.


Diferencias entre divorcio y separación matrimonial

Separarse sin intervención de la justicia puede acarrear dificultades en el futuro de ambas personas. Con el divorcio se puede disolver el régimen económico matrimonial, mientras que, en la separación matrimonial, el vínculo legal sigue vigente, lo que tiene como consecuencia la imposibilidad de volver a casarse. Gracias al divorcio esto es diferente, pues el matrimonio quedaría abolido.


¿Qué es el divorcio?

El divorcio constituye un trámite legal que se lleva a cabo para disolver una unión matrimonial y que permite, posteriormente, que los ex cónyuges puedan tener vía libre para volver a unirse en matrimonio con una persona distinta.

El divorcio en el Uruguay está regulado gracias a los artículos 186, 144 y 187 del Código Civil.

Según el artículo 83 de dicho código, el matrimonio civil es el único permitido en la República Oriental del Uruguay, el cual se efectúa en el Registro General del Registro Civil.

El trámite de disolución por divorcio se realiza en vía jurisdiccional ante los jueces competentes en temas de familia. El artículo 186 del código civil expone que la unión matrimonial sólo queda anulada por la muerte de uno de los integrantes de la pareja o por el divorcio.

El divorcio se puede conseguir por medio de 4 formas diferentes a tramitar delante del poder judicial, y son las siguientes:


• Divorcio por mutuo acuerdo de los cónyuges

Ambas partes se presentan frente a un juez preparado en materia de familia y declaran su consentimiento para llevar a cabo el fin del vínculo matrimonial.


• Divorcio voluntario

Uno de los cónyuges tiene la intención de poner fin a la relación matrimonial.


• Divorcio por la sentencia de división de cuerpos

Por medio de una sentencia judicial o por consentimiento entre ambas partes, pone fin a la vida normal de pareja, pero sin abolirse el vínculo matrimonial. Sólo finaliza cuando se firma el divorcio o alguno de los cónyuges muere.


• Divorcio por causales

Dictaminadas en el artículo 148 y el Artículo 187 numeral 1º del Código Civil, que se refieren al divorcio por causal. Este, como verás, es el más común: refleja la infelicidad e imposibilidad de la pareja al permanecer junta, y consta de los siguientes motivos:

  • - Por adulterio cometido por uno de los dos cónyuges

  • - Separación de hecho voluntaria de la pareja por más de tres años consecutivos

  • - Por abandono voluntario del hogar por parte de uno de los cónyuges, siempre que la ausencia haya sido por más de tres años

  • - Por riñas y disputas que vuelven imposible la vida en conjunto de la pareja

  • - Por maltratos o injurias graves por parte de uno de los integrantes del matrimonio hacia el otro

  • - Condena de uno de los cónyuges a pena de penitenciaría que dure por más de 10 años

  • - Tentativa contra la vida de uno de los cónyuges

  • - Intención de prostituir a la mujer o a los hijos

  • - Incapacidad mental permanente e irreversible de uno de los integrantes del matrimonio; se deberán presentar pruebas ante el juez de que esto afecta el desarrollo de la pareja matrimonial

  • - Por cambio de identidad de género por parte de uno de los cónyuges efectuado posteriormente a la unión matrimonial. Al igual que el caso anterior, se deben presentar pruebas del cambio de identidad de género


¿De qué trata un certificado de divorcio?

El acta, también conocida como partida de divorcio, es un documento importante que define la situación económica y personal de un ex matrimonio. En esta acta se exponen los datos más importantes de los ex cónyuges, como sus nombres completos, y también la fecha y lugar donde fue realizado el divorcio.


¿En qué se diferencian un decreto de divorcio y un certificado de divorcio?

El decreto de divorcio es un documento oficial que avala la separación de un matrimonio, esta inscripción se efectúa por un tribunal de justicia.

Esta acta detalla los datos de cómo se completó el divorcio, que pudo ser mediante un juicio o por acuerdo. Este decreto plasma los términos acordados en referencia a la división de bienes, pensión alimentaria, manutención, custodia y visitas de los hijos, etcétera, así como también la división de la deuda, el restablecimiento del apellido de soltera de la mujer, e información sobre el convenio de seguros de vidas y salud.

Su función principal es asegurar que el divorcio sea legal para que la esposa pueda hacerse con su apellido de soltera, renovar pasaportes y visas de viaje, demostrar estado de soltería en un procedimiento de herencia, cambio de beneficiarios de póliza de seguro, cambio de nombre de un cónyuge de las tarjetas de crédito, cuentas de ahorro, corrientes, entre otros procedimientos.

Si quieres obtener una copia certificada, tendrás que ir con el secretario del tribunal donde se efectuó el divorcio. Esta copia es entregada a uno de los ex cónyuges o a su abogado.

En cambio, un certificado de divorcio es una versión menos completa del anterior decreto mencionado, el cual es emitido por una oficina de registros vitales. En este se afirma que se realizó el divorcio, pero no cuenta con todos los detalles del proceso. Es necesario saber qué copia se requiere dependiendo de los trámites a realizar.

¿Cómo obtengo una copia certificada del acta de divorcio?

Para obtener una copia simple o certificada de un acta de divorcio, deberás ir a la oficina de registros vitales del estado donde se efectuó el divorcio o hacerlo vía Internet. La información requerida es la siguiente:

  • - Motivo de por qué quiere una copia

  • - Nombre completo de los cónyuges

  • - Lugar y fecha de divorcio

  • - Nombre completo del solicitante, dirección y datos de contacto

  • - Número de libro y folio del acta

Los divorcios en Uruguay han ido en aumento. A mediados de los 90, nuestro país contaba solo con cuatro mil por año, mientras que en la década presente superan a los 10.000 por año, incluso superando la cantidad de uniones matrimoniales celebradas.